Monday, August 27, 2012

Aug 27/12 | On the tragic, yet predictable, accident at Amuay refinery



El Infierno de Hugo Rafael y Rafael
Este es mi articulo sobre la dantesca tragedia ocurrida este sábado en la Refinería de Amuay,  donde trabaje en 1981 recién comenzaba en PDVSA. Muchos años mas tarde, como director de PDVSA y co-impulsor en la Junta Directiva del proceso de transformación de la empresa, empuje duro por la integración de esta refinería y la de Cardón (a solo unos cuantos kilómetros) en un solo ente operativo,  el Centro de Refinación de Paraguana. Por falta de pericia y mantenimiento, durante estos ultima década, este complejo se volvió una muestra fiel de lo desastroso que ha sido la "revolución" para el país y lo peligrosa que es para sus ciudadanos.  Que en paz descansen las victimas inocentes, que se recuperen los heridos y que pronto salgamos de los responsables. PMB 

El Universal  | OPINIÓN

¿Aprenderemos la dura lección de Amuay?

El CRP es el segundo complejo más grande, pero no el más seguro

PEDRO M. BURELLI |  EL UNIVERSAL

lunes 27 de agosto de 2012  12:00 AM

La tragedia ocurrida en la Refinería de Amuay, parte del Centro de Refinación de Paraguaná (CRP), no es el primer accidente ocurrido en lo que fue la joya de nuestra industria petrolera. 

Han ocurrido decenas de incidentes desde que Fidel Castro recomendó que se despidieran a 22 mil gerentes y técnicos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa). 

Hace días el Presidente de la República, Hugo Chávez, se jactaba anunciando que la meritocracia jamas volvería a Pdvsa. Esa y muchas otras de sus encadenadas barrabasadas configuran prueba de su empeño de destruir el fundamento técnico que necesariamente debe regir las operaciones de cualquier instalación donde a cada instante se arriesga la vida de operarios y de quienes viven, quizás demasiado, próximos a dichas instalaciones. 

Cualquiera haya sido la causa puntual del escape de gas que supuestamente ocasionó esta desgracia, la responsabilidad recae sobre quienes pensaron que desguazando cuadros técnicos se lograrían hitos industriales y/o dividendos políticos. 

El CRP es el segundo complejo de refinación más grande del mundo, pero ciertamente no el mejor operado o el más seguro. 

Para esto tendría que estar su gerencia volcada al logro de metas lógicas. Pero la "nueva" Pdvsa premia la fidelidad a una "revolución" que se nutre sin tapujos del petróleo y que destruye sin pausa la infraestructura que sustenta el ingreso del cual somos cada día más dependientes. 

En la "vieja" Pdvsa se competía 24/7 por ver que filial o cual instalación operaba con el mejor índice de seguridad. Los "días de operación sin accidentes" daban lugar a reconocimientos a gerentes y operarios. 

Lo grave del desmantelamiento de Pdvsa es que no ha ocurrido en un terrible instante, sino a lo largo de años. Individuos sin talento y escrúpulos, han hecho y deshecho nuestro presente y futuro petrolero. 

Muchos en Venezuela creen que el petróleo está allí, bajo tierra, y que sin mucho esfuerzo se produce, refina y exporta. Quizás esa visión simplista es la que explica la pasividad con la que se ha aceptado la ruin gestión del chavismo en lo petrolero. 

Oir a Rafael Ramírez, ministro de Petróleo y Minería y presidente de Pdvsa, anunciar que este accidente no tendrá ningún efecto en las operaciones del Centro de Refinación de Paraguaná, en el suministro de gasolina y otros derivados en el país, o en los compromisos externos, es un insulto a la inteligencia. El efecto de esta calamidad se hará sentir por mucho tiempo. 

Llevamos meses importando gasolina (o sus componentes) para saldar déficits que han resultado de anteriores accidentes, averías y falta de mantenimiento en todo el parque refinador del país. 

Importar gasolina a precios internacionales para seguir regalándola a quienes poseen carros es otro lado de esta tragedia que desde antier suma más vidas, heridas y pérdidas materiales. 

Ya llegará el día en el cual la actual dirigencia del país y gerencia de Pdvsa rinda cuentas por una gestión que no podía terminar sino en la desgracia de antier. 

Pero llegó el momento que nos enseriemos en el tema petrolero. De nada vale lamentar las pérdidas si no nos enfocamos en sacar del poder a quienes generan el peligro latente de males aún peores. 

*Ex Director Principal de Pdvsa 

Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution 2.5 License.